Tiene unas dimensiones alargadas. Aparecen elementos y personajes gráficos. El personaje Arquidibujor está sentado de espaldas junto a un bote de pintura, señalando un artículo que está escribiendo un lápiz gigante. A la derecha, un lienzo que un pincel gigante pinta las palabras, 'Tus Dibujos Personalizados'. Dichas palabras sobresalen hacia un muro de fábrica de ladrillo con enfoscado en el que aparece escrito, 'Blog'. A la derecha una casa de proporción reducida junto con las flechas de eficiencia energética.

Cambio de look con pintura al temple y pintura al óleo para los cajones de un sinfonier clásico.

Este portaretratos rehabilitado quedó finalizado en el día de la fecha de publicación de este post. Lo hice como prueba realmente. Se trata de un portaretratos de madera y cubierto con cartón.
Por su aspecto final, la verdad que podría quedar como un portaretratos para bautizo, cosa que en realidad así fue.

▼ Por favor, valora este post. ▼

(Votos: 0 Promedio: 0)

Pintar un mueble de madera maciza no es como pintar un lienzo. Aparecen imperfecciones, betas en la madera y al estar previamente barnizado. Llevar un cuidado especial con las pinceladas junto con un tratamiento extra sobre los pigmentos es esencial para el resultado final y la durabilidad en el tiempo.

El estado del mueble tras finalizar unas reformas del hogar.

El mueble sinfonier ha estado siempre en la vivienda donde le ha tocado estar desde hace muchos años. Una reforma en dicho hogar, ejecutada por unos operarios que no tuvieron el cuidado de proteger muchos de los enseres de dicha vivienda, del peligro de manchados y desperfectos que toda reforma puede ocasionar, dejó este sinfonier de madera de calidad, en un estado que no era el original.
En especial los seis cajones del sinfonier, unos más que otros, sufrieron manchas de todo tipo: pegamentos, colas blancas y masillas para trabajos de albañilería. Algunas de estas manchas se podían quitar con cierta facilidad sin erosionar el barniz protector de recubrimiento del mueble. Pero los pegamentos en color crema o las colas blancas fueron muy difícil de quitar sin tener que arrancar dicho barnizado, dejando la madera al descubierto e incluso arrancando parte de la madera superficial.

Todo comenzó como un juego.

A punto estuvo el mueble de ser desechado para que el servicio de recogida de enseres del ayuntamiento, pasara a recoger este macizo mueble. Daban bastante pena desprenderse de semejante mueble, pero las manchas de los pegamentos eran muy evidentes y al intentar quitarlas, los cajones quedaban con la madera bastante levantada.
En dicha vivienda encontré un juego de botes con pinturas al óleo. El óleo es una pintura que se aplica que da bastante protección a la madera, aunque es de difícil aplicación cuando existe una capa previa muy lisa de barniz. No pasa nada, dicho familiar y yo decidimos pintar los cajones por turnos.
Como el familiar no estaba muy familiarizado con el entorno de la pintura y sobretodo el dibujo, primero a lápiz decidí dibujar una temática sencilla. Es de este modo, como el primero cajón pintado, coincidente con el más manchado por el pegamento, fue el segundo cajón. Pero sobre este cajón ya hablaré después. Sabiendo que una vez el óleo se seca, no se puede rectificar, cada fase se debe pintar al instante. Las fases que cada uno empleaba fueron:

  • Dibujo a lápiz los contornos de la temática por mi parte.
  • Después el familiar pinta las capas base.
  • Repaso por mi parte de lo pintado en dichas capas, sobretodo los límites de las capas.
  • Dar vía libre al familiar para que pinte sobre dicha base una vez seca.
  • Termino yo definiendo y corrigiendo pequeños errores de esta fase.

Pero claro, son seis cajones. El familiar no le apeteció pintar todos, así que los que aparecen pintados con tempera, me los llevé al lugar donde dispongo de mi propio material.

De fondo un rectángulo blanco alargado con bordes a linea discontinua. Sobre este fondo, a la derecha frase: 'Tu Anuncio AQUÍ'. A la izquierda el logotipo de Arquidibujor.

Imágenes del resultado de cada uno de los seis cajones.

Descripción de la temática de cada cajón.

La numeración que realizo en cada titulo H4 (esto de H4 son cosas de headings que no se ven para lector, pero que los buscadores de internet si que lo ven) que a continuación aparecerá para cada cajón, se corresponde con el orden en que quedan colocados, de arriba a abajo, en el sinfonier.

Cajón 1: ‘Llave’.

Como contrapuesto, aunque poner que este es el cajón número uno, este es el último cajón que terminé en pintar. Efectivamente, al haberlo pintado yo, en este utilicé como pigmento, la tempera. La imagen creada en este caso, está al 100% relacionada con el uso que se le va a dar al cajón, que no es otro que el de guardar las llaves de casa e incluso otro tipo de llaves, como las usadas para abrir candados.
En cuanto a tipo de llave, esta exigía que fuera acorde con la nobleza del sinfonier. No podía ser una simple llave de cerradura de acceso a vivienda. Al encontrarse este cajón en lo más alto, por analogía decidí pintar un fondo de nubes simbolizando la altitud, igual que ocurre cuando un rascacielos llega hasta las nubes. Este fondo junto a la llave histórica, hacen que la estética sea coherente.

Cajón 2: ‘Una visión planetaria’.

Ahora si, este es el cajón con el que jugamos y experimentamos con la pintura al óleo para tapar esas manchas de pegamento, siendo este el que peor se encontraba.
La temática del espacio exterior resulta apasionante y los dos estuvimos de acuerdo en que debían visibilizarse desde un punto de vista elevado, la visión de un planeta océano, sin necesidad de tener que ser una visión de nuestro planeta. Buscando romper la monotonía, pensé en la presencia cercana, muy cercana quizás a este planeta, de otro que fuese similar a Júpiter, junto con un satélite que se pudiera ver más lejano a este «Júpiter», aunque en realidad estuviera más cercano.
Por supuesto al fondo, la estrella correspondiente al sistema planetario solar que indique donde se deben aplicar en pintura las luces y sombras de los volúmenes. Debo aclarar, si no lo he hecho ya, que este sistema planetario pintado es ficticio.

Cajón 3: ‘Los dos sobre el arcoiris’.

La ventaja de haber seguido leyendo hasta aquí, es que ahora ya te puedes hacer una idea quien es el familiar del cual he estado hablando. Entre toda la temática, era necesario que apareciera el amor. Quizás pueda parecer un poco cursi añadir el elemento arcoiris, pero existen otras figuras mucho peores.
Con la intención de seguir con la ficción dentro de un ambiente más real y utilizarlo como envoltorio para los personajes, el arcoiris queda de forma imposible, al ubicar su arranque de forma incorrecta.
El fondo ideado con un colores en la escala de negros y magenta en las nubes que anuncian tormenta, intenta contrarrestar el sentimiento happy del arcoiris, recordando que el mismo se genera desde una tormenta, igual que el amor mucha veces se genera tras una serie de sentimientos tormentosos.
Por cierto, no lo comenté, pero este cajón también esta realizados con pintura al temple.

Cajón 4: ‘Guitarra de metal’.

Cajón pintado exclusivamente por mi y con total libertad de elección de temática. Una guitarra eléctrica siempre es un instrumento que impresiona, pero si además esta guitarra es usada por muchas bandas de metal, la guitarra se hace espectacular.
Me vino la idea a la cabeza mientras miraba un videoclip del grupo Dimmu Borgir. Guitarras en negro y con un formalismo poco redondeado, si no con bastantes aristas. La guitarra que escogí para la pintura no tenía que ver con la que vi en ese video. Busqué en internet y terminé por ver en cuanto a estética, la que me pareció a mi gusto, la más espectacular. ¿Te parece espectacular la guitarra pintada en este cajón?.
Deseaba además, sobre un fondo negro, que es el que representa mejor al metal, envolver en un fuego muy especial a esta guitarra. En definitiva, deseaba dotar de muchos efectos a la guitarra, pero sin sobrecargar con muchos elementos.
Mi objetivo artístico, fue querer plasmar el espíritu que debe llevar una guitarra en el mundo de la música metal.

Cajón 5: ‘Atardecer’.

Sacado de la leyenda griega del Sol y la Luna, y para mi entender, en los atardeceres el momento del día donde sol y luna pueden en muchas ocasiones coincidir, quise plasmar en este cajón el hecho de estar en un dormitorio, que no es otro que esperar a la llegada de la noche para comenzar a dormir. Por supuesto, la temática de la leyenda del Sol y la Luna viene también como una continuación con el discurso del cajón número 3.
Está claro que el formato de unificar los rostros del sol y la luna ya se ha practicado por muchos otros artistas y mi pintura no es más que otra adaptación más, aunque he tomado la estética renacentista y el cromatismo de la propia luna, ya que el día termina y comienza la noche. Mi novedad, sobre un cajón, es la de dotar de movimiento a la figura creada, mediante el recurso tan sencillo de un fondo monocolor propio de un atardecer y una franja en degradado que indique la dirección del movimiento.
Y como ocurre con el cajón número 4, otro cajón más que pinto en la más absoluta libertad con la pintura a base de tempera como técnica.

Cajón 6: ‘Sistema solar’.

Ahora si: este último cajón número 6 coincide también con el último que terminamos, pero no el último terminado. Entre los dos lo terminamos, de nuevo con el mismo procedimiento que cajón número 2.
La temática se vuelve a repetir, pero esta vez sobre un espacio en el espacio exterior muy conocido como es el Sistema Solar. Por supuesto, la ficción vuelve a aparecer de nuevo.
Esta ficción no será esta vez inventar planetas que se encuentren tan cercanos que sean casi imposible por las leyes de la física que sé de dicha situación. Aunque parezca una anécdota, el fondo vuelve a ser más determinante que los propios elementos protagonistas. Para una pintura realista, el fondo debería haber sido totalmente negro junto con pequeños puntos o rayas de colores azulados o cálidos ante la luz que emiten ciertas estrellas y galaxias. Al final opté por un sol echando humo (en el espacio no hay nada), como alegoría de que este tiene una vida que no es ilimitada y que su propia combustión lo llevará a su extinción.

Características, datos y técnica de pintura empleada sobre los cajones.

El tamaño de los cajones del número dos al número cinco es de 38 x 22 cm. El tamaño para el cajón 1 es de 38 x 05 cm. Estos tamaños se refieren al área que se ha pintado. Como dije, tanto el mueble como sus cajones, son de madera de pino macizo, con una capa de barniz protector.
Por un lado, para los cajones en los que intervine yo solo, opté por emplear la pintura al temple, pero mezclada en un 20% con cola blanca, ya que la superficie lisa que confiere el barniz hace peligrar la adherencia de la pintura al temple por si sola. Posteriormente al finalizar, aplico una capa de barniz mate a spray como capa protectora.
En los cajones pintados como equipo, recurrimos a la pintura al óleo, sin la mezcla de cola blanca. Aunque había que tener habilidad en las pinceladas en este tipo de superficie, la pintura al óleo queda perfectamente adherida una vez seca. Aunque no fuera necesario, pero por precaución al ser un mueble de uso común, aplique también al finalizar una capa de barniz mate a spray como protección contra golpes u otros percances del uso común.

▼ Si te ha servido de ayuda o te ha gustado: COMPARTE. ▼

¡No te olvides valorar este post!.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario

arquidibujor.es utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, me otorga su consentimiento para aceptar de las mencionadas cookies y la aceptación de mi política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies